Diabetes tipo 1 y tipo 2: lo que debes saber al respecto.

La diabetes es un conjunto de enfermedades en las que el nivel de glucosa en sangre se encuentra considerablemente elevado de forma crónica o persistente.

Existen en el mundo de la ciencia y la medicina diferentes tipos de clasificaciones para la diabetes. Según la Organización Mundial de la Salud, estos se dividen en tres:

  • Diabetes tipo 1
  • Diabetes tipo 2
  • Diabetes gestacional

La mayor diferencia entre la diabetes tipo 1 y tipo 2 es su origen, aunque existen otros aspectos que también contribuyen a esta diferenciación.

Diabetes tipo 1

La diabetes insulinodependiente, diabetes tipo 1 o diabetes juvenil, es la única de la clasificación de estas enfermedades, que es realmente autoinmune. Esta surge cuando el páncreas tiene problemas para producir insulina.

Como el páncreas tiene problemas, no produce insulina o no la suficiente, por lo que si la glucosa permanece en la sangre durante más tiempo del necesario, esta puede originar problemas en el corazón, en los riñonesen los ojoslos nervios y la boca. Asimismo, pueden causar el conocido pie diabético, trastornos óseos y de las articulaciones, disfunción sexual, complicaciones cutáneas, etc.

Este tipo de diabetes puede desarrollarse a cualquier edad, aunque es frecuente que se dé durante la infancia.

Y aunque no existen causas probables de este tipo de diabetes, se conoce que determinados virus, factores medioambientales, la leche de vaca, el gluten, una predisposición genética, etc. son algunos de los factores pudieran considerarse causantes de la diabetes tipo 1.

Entre los síntomas de la diabetes tipo 1, está el aumento de la sed, aumento de la orina, hambre constante, pérdida de peso, visión borrosa, sensación de cansancio permanente y la lenta cicatrización de heridas.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es la más común de sus tipos, y esta no es autoinmune. Se caracteriza porque la insulina producida o no trabaja bien, no es suficiente o ambos casos, por lo que se causa que los niveles de insulina en sangre se mantengan más elevados de lo que resulta prudente para la salud, de una manera persistente.

Si bien la diabetes tipo 2 puede desarrollarse en personas de cualquier edad, incluidos los niños, se sabe que son los adultos y las personas mayores los que tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Existe una serie de factores que aumentan las posibilidades de tener este tipo de diabetes, como lo son: ser mayor de 40 años, ser una persona obesa o con sobrepeso, tener familiares con diabetes,  no hacer ejercicio de manera regular, tener una dieta poco saludable, tener tensión alta y colesterol alto, padecer prediabetes.

Es resaltable que ciertos cambios en la alimentación y en el estilo de vida, pueden determinar que personas que presentan diabetes tipo 2 lleguen a regular los niveles de azúcar en sangre sin la necesidad de medicarse con insulina, pero esto siempre será indicado por el médico tratante.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 son los mismos mencionados en la diabetes tipo 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *